Lean Manufacturing: los principios del pensamiento que cambió el mundo

Portrait of smiling factory worker leaning on production line

Bienvenidos a una nueva entrada del blog de Atlas Consultora. En esta ocasión, conoceremos un poco mejor los conceptos principales del pensamiento del Lean Manufacturing. Además, ahondaremos en los cinco principios que lo empujaron a traspasar las barreras de la industria automotriz e, inclusive, de la industria manufacturera en general. En las próximas entradas nos detendremos en las herramientas que lo soportan. Sin embargo, con la lectura de hoy comenzarás a emprender el proceso de cambio de mentalidad que ayudará a tu organización a destacarse con excelencia operativa de clase mundial.

Como ya les contamos en la entrada anterior, el Lean Manufacturing es un sistema de producción devenido en una filosofía. Gracias al gran éxito en las empresas de nivel industrial, se extendió a todas las organizaciones que tuvieron la visión de crecer, sin importar tamaño o rubro.

¿Cómo logró tanto éxito el Lean Manufacturing?

Analizando en conjunto con las metodologías Seis Sigma, podemos establecer un buen punto de comparación entre ambas filosofías en cuanto a resultados. Sin embargo, varios estudios mostraron diferencias estadísticamente significativas en el nivel de importancia entre la implementación del Lean Manufacturing y el Seis Sigma. Si aún no leíste nada sobre Seis Sigma, acá te dejo el link de nuestra entrada 👇.

Entre los factores de éxito comunes a ambas filosofías, se destacan el cambio de cultura, la comunicación y la participación de los empleados, entre otros. Por otro lado, presentan similitudes en el compromiso, la habilidad y la experiencia de la alta dirección, así como en las formas de vinculación con los proveedores.

Conocerlos en profundidad te ayudará a determinar el método apropiado para aplicar, en función de la capacidad de tu organización para implementar los factores de éxito.

El Lean Manufacturing tiene su base en conceptos clave que fueron descritos a través de la -ya famosa- “Casa Lean”.

La casa del Lean Manufacturing

Al implementar las metodologías del Lean Manufacturing, podrán ver que muchas personas se referirán a este proceso como la “Casa del Lean”. Esto se debe a que, al igual que una casa que debe construirse correctamente para mantenerse en pie, las estrategias del Lean Manufacturing también deben aplicarse de manera adecuada para lograr el éxito.

Los principales conceptos en Lean pueden asociarse con las partes de una casa que se está construyendo. Es decir, comenzar con con los cimientos, para luego construir las paredes y, finalmente, aplicar el techo. Al construir la “Casa del Lean” se debe hacer lo mismo.

Al implementar Lean Manufacturing, una organización debe construir una base firme que respaldará el resto del proceso. Aquí es donde aparecen los conceptos de Heijunka, estandarización y gestión visual. Por su parte, también vemos a la filosofía o cultura organizacional que será la base fundamental a cualquier cambio de pensar asociado a estas ideas.

En las paredes encontramos el tan conocido y mencionado concepto de just-in-time que, junto al jidoka y a los demás conceptos antes mencionados, serán abordados con mayor detalle en las próximas entradas.

Por supuesto, el objetivo (techo de la casa) será brindar productos o servicios de gran calidad, a bajo costo y con tiempos de entrega ágiles, que permiten diferenciarnos de la competencia y maximizar los beneficios de la organización.

Sin embargo, no está de más aclarar que, para que estas estrategias funcionen, será fundamental centrarnos en la aplicación sostenida del concepto de mejora continua, basándonos en la reducción de los desperdicios y en la participación de los colaboradores.

En los siguientes links verás notas relacionadas a lo antes comentado, que te pueden interesar 👇.

El pensamiento Lean

El pensamiento Lean va más allá de un proceso. Es una filosofía empresarial que se puede aplicar a todos los aspectos de una organización y generar mejores resultados.

El término fue acuñado por primera vez en un libro por James Womack y Daniel Jones, que habían estudiado el impresionante sistema de producción de Toyota y publicado sus estudios en “Lean Thinking: Cómo utilizar el Pensamiento Lean para eliminar los despilfarros y crear valor en la empresa”.

Los conceptos fueron adoptados por empresas de todo el mundo y demostraron ser exitosos en muchos otros tipos de industria. Los principios fueron aplicados como un proceso en algunos casos y como una filosofía por otros. Es este último enfoque filosófico el que se conoció como pensamiento Lean, y que se basa en 5 principios que te servirán de guía para implementarlo paso a paso en tu organización.

Los 5 principios del Lean Manufacturing

Tal como lo mencionan en su libro, Womack y Jones identificaron cinco principios como la razón de éxito del sistema. Para identificar las mejores formas de impulsar el crecimiento de tu empresa, es importante que comprendas primero los principios del Lean Manufacturing. A continuación, los exploremos con más detalle.

Identificar el beneficio para el cliente

El primer principio implica identificar el valor del cliente. ¿Qué ven los clientes como importante? ¿Por qué aspectos o características de un producto o servicio están dispuestos a pagar ellos?

Este enfoque te ayudará a concentrarte en los elementos de valor agregado que más aprecian los clientes para, luego, trabajar hacia atrás, con el objetivo de garantizar que el costo de producción sea el menor posible.

De esta manera, podrás enfocarte en eliminar el desperdicio y producir más eficientemente, maximizando así el beneficio de tu organización. Esto se opone al enfoque antiguo, donde el precio se establece a partir de los costos de producción más un un margen.

En el siguiente link verás una nota relacionada a esto 👇.

Identificar la cadena de valor

El segundo principio se conoce como “mapeo de la cadena de valor”. Implica identificar todos los aspectos, como el desarrollo de productos, las materias primas, el envío y el uso del cliente.

Para que tu organización pueda eliminar el desperdicio, primero deberás tener una idea clara del flujo de valor. Esto te permitirá entender los procesos, sus materiales asociados, el transporte y todas sus características de forma holística. Al hacer esto, podrás identificar dónde se agrega valor y dónde no existe.

Además, mapear el flujo de valor también te facilitará visualizar las áreas en las que se está contribuyendo al desperdicio, de manera de que puedas abordarlas criteriosamente.

En el siguiente link verás una nota relacionada a esto 👇.

Flujo: enlazar las etapas de creación de valor

El concepto de “flujo” se refiere a cómo se mueve la creación de valor. Es decir, cuando hay retrasos o bloqueos en el proceso de producción, el flujo se ve obstaculizado y se produce una ineficiencia. Esto implica la creación de desperdicios, ya sea por tiempo perdido, materiales no utilizados o mayores costos de almacenamiento.

Desarrollar una cadena de valor que fluya continuamente es la forma más efectiva de crear procesos Lean. Significa dividir las actividades de producción en la mayor cantidad de estaciones y enlazar estas operaciones paso a paso sin WIP (Work In Process) entre pieza y pieza, y sin baches de tiempo.

Es decir, realizar la pieza adecuada, en el momento adecuado y en la cantidad adecuada.

Cuando cada paso o actividad interactúa a la perfección, no hay retrasos que generen desperdicio. Con el pensamiento Lean, todos los aspectos están perfectamente sincronizados para maximizar la eficiencia.

Aplicar el principio pull

El cuarto principio Lean se conoce como “pull” y se refiere a que la producción esté basada en la demanda comprobada de los clientes.

Inicialmente, cuando no se cuenta con suficiente información histórica, las organizaciones suelen organizar su producción en lotes de productos, que luego se venden al cliente final.

Sin embargo, no siempre es posible vender todo lo que se ha hecho, lo que puede tener consecuencias desastrosas para la rentabilidad. El método “pull” te brindará un enfoque alternativo al requerir que todos los productos se fabriquen en función de los pedidos de los clientes. Implica que no se produce nada de antemano, a fin de no incurrir en desperdicios por sobre-inventario.

No obstante, este principio te empujará a evolucionar tu sistema de producción para que sea más rápido y flexible, a fin de que los clientes no tengan que esperar mucho para que se entreguen sus pedidos. Las empresas que logran esto se benefician de un mayor flujo de caja y rentabilidad.

Perseguir la perfección

Como los cambios y las mejoras se realizan sobre una cadena de valor, la imagen de la perfección va cambiando.

Las empresas Lean no se detienen una vez que se logra el gran impulso, sino que continúan luchando por la perfección. Esta es una de las razones por las que las empresas japonesas se han ganado una reputación de calidad y excelencia.

No importa cuantas veces se mejore una determinada actividad para hacerla más Lean, siempre se podrán encontrar más formas de eliminar desperdicios.

Sin embargo, el esfuerzo por perseguir la imagen de la perfección ofrece una inspiración y una dirección esenciales para avanzar en el camino. Es importante asegurarnos de que cada vez que tomemos una foto de nuestra organización, salga movida. Esto significa que nos estamos moviendo, estamos siempre buscando la perfección.

Trascendiendo fronteras

Si bien el Lean Manufacturing nació en el ámbito industrial, su versatilidad y aplicabilidad en todos los aspectos de las organizaciones la llevaron a ser la metodología más utilizada en el mundo.

Aunque inicialmente se extendió solo a la industria automotriz (todos los competidores de Toyota intentaron aplicarla), más temprano que tarde las demás industrias se dieron cuenta que estos conceptos aplicaban también para ellos. Esto se extendió también a las industrias de servicios, acuñando el término de “Lean Service”. Hoy en día, hasta los hospitales y organizaciones sin fines de lucro más eficientes apoyan sus operaciones en estos principios.

No importa a que se dediquen, tu organización no puede quedar afuera del cambio más importante que podrá llevar a cabo y que la impulsará mucho más allá de los límites.

En resumen, esta fue una visión general del Lean Manufacturing y sus principales conceptos y fundamentos que la sostienen como la metodología de excelencia para lograr éxito en las organizaciones. Sin embargo, la próxima semana veremos, en profundidad, las herramientas que te ayudarán a implementarlo sin importar el tamaño de tu organización. 😊

¿Querés interpretar tus procesos adecuadamente e implementar Lean Manufacturing pero no tenés la estructura o el conocimiento para hacerlo? ¡Hacé click en la burbuja de la derecha y escribinos! Nos pondremos en contacto con vos en seguida para comentarte cómo podemos ayudarte a impulsar tu negocio.


Si queres saber más sobre Atlas visita la sección Nuestros Servicios. Seguinos en Redes sociales en linkedinfacebook instagram y compartí la nota.

 
Escrito por:
Ignacio Antonucci
Consultor en Operaciones y Procesos
Docente en la Universidad Nacional de La Plata, en la Universidad Torcuato Di Tella y en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires

 

Suscribite a nuestro Blog: