Productividad: ¿Cómo aprovechar la capacidad?

Automobile special workers replacing windscreen or windshield of a car in auto service station garage. Background

¡Bienvenida/os a una nueva entrada del blog de Atlas Consultora!
En siguiente nota te explicamos cómo usar el método de balanceo de línea. Desarrollamos 6 pasos para analizar y mejorar la productividad de cualquier proceso de tu empresa.


También te podrían interesar los siguientes artículos 📝


¿Qué es y cómo se mide la productividad?

Durante la semana pasada analizamos cómo medir la capacidad de nuestros procesos de acuerdo a sus características. También vimos el rol que juegan la demanda y el tiempo de ciclo al momento de definir el cuello de botella de la producción.

Nuestra nota de hoy partirá sobre estos conceptos. Además también usaremos las herramientas de análisis de procesos. En primera medida objetivo es introducir el concepto de balanceo de línea como una herramienta fundamental para mejorar la productividad. También veremos que la misma debe entenderse como el ratio de producción por unidad de tiempo. Es decir es una medida indirecta de la velocidad con la cual estamos generando ingresos.

productividad

Qué es el balanceo de línea y cuál es su utilidad para la productividad

En primer lugar definamos de forma genérica a una línea de producción como un conjunto de procesos. Además éstos se encuentran concatenados y tienen por objetivo la producción de un determinado producto.

En consecuencia, puede que la definición más clásica está asociada a una línea de ensamble. Sin embargo es importante tener en cuenta que el concepto es aplicable a un conjunto más amplio de opciones de procesos.

Asimismo la tarea de balancear una línea se asocia directamente a la idea de lograr un aprovechamiento óptimo de los recursos. En definitiva se trata de los activos involucrados en este conjunto de procesos, tomando como punto de referencia a la/s actividad/es cuello de botella y teniendo en cuenta al mismo tiempo el nivel de demanda esperado.

¿Cómo balancear una línea?

En primer lugar el objetivo es conocer el comportamiento esperado de cada uno de nuestros procesos. De esta manera podemos dedicarnos a encontrar la mejor forma posible de agruparlos dentro de estaciones de trabajo. De esta forma podremos alcanzar la velocidad de producción (productividad) requerida para satisfacer la demanda. Así buscaremos un uso equilibrado de la mano de obra para evitar sobrecargas y ociosidad dentro del equipo de trabajo.

Si cumplimos este objetivo, lograremos mejorar el flujo de producción. Eso podremos lograrlo eliminando varios desperdicios tales como esperas y acumulación de producción en proceso. En consecuencia, esto generará un impacto positivo en las tareas de planificación de las operaciones (producción, compras y despacho), que además podrán alinear sus ritmos de operación para mantener un ritmo constante.

Veamos entonces cómo hacer para encarar esta tarea. Así buscaremos aprovechar los beneficios de operar con una línea de producción que logre balancear la capacidad de nuestros procesos y la demanda de los clientes.

Las 6 etapas para calcular un balanceo de línea

En esta sección haremos referencia directa a varias de las herramientas que fueron presentadas en las dos notas anteriores. Si te las perdiste, las podés encontrar aquí.

A continuación, definiremos una serie de pasos a seguir. Como resultado éstos buscan realizar un análisis que permita balancear una línea de producción para cumplir con la demanda esperada.

Definir las actividades y su secuencia de ejecución

Lo primero que debemos hacer es entender al detalle nuestro proceso productivo. Para esto podemos utilizar un diagrama de flujo. Como resultado esto nos permitirá ordenar las actividades y responsabilidades/sectores involucrados.

Determinar el takt-time (TT)

Una vez conocida la demanda esperada de nuestros clientes y la estructura de tiempo operativo de nuestro proceso, obtendremos este número, que nos indica la velocidad exacta que debemos lograr en nuestra línea para abastecer completamente a la demanda.

Calcular el número mínimo de estaciones de trabajo (Nt)

Primero se debe calcular la suma del tiempo de todas las tareas requeridas por el proceso (TP). Por último debemos dividir ese número por el valor del takt-time: Nt = TP/TT.

Definir reglas de asignación de actividades a estaciones

Es necesario fijar una regla principal que sirva de guía, y una regla secundaria que permita resolver situaciones particulares. Luego, siguiendo esas directrices, se deberán asignar todas las actividades a las estaciones de trabajo.

Calcular el tiempo de ciclo (TC) del proceso balanceado

Una vez que se ha decidido una asignación inicial de tareas, es posible evaluar el comportamiento esperado del proceso y calcular su tiempo de ciclo a partir del cuello de botella.

Evaluar la eficiencia (η) de la asignación

Para entender qué tan buena es nuestra propuesta de asignación, tomaremos como referencia el tiempo total requerido por las tareas del proceso (TP). Esta lo compararemos contra el tiempo efectivo que utilizaremos para producir una unidad. Ésta última se debe calcular como el producto entre el número de estaciones (Nt) y el tiempo de ciclo (TC) resultante: η = TP/(Nt*TC).

Esta serie de pasos es relativamente sencilla de aplicar a cualquier proceso. En general dará muy buenos resultados, siempre y cuando las actividades se puedan independizar fácilmente y sea posible ajustar la cantidad de personas involucradas en el proceso.

Para realizar este tipo de balanceo se requiere además contar con una buena estimación de la demanda esperada. Además también hay que asumir que dicha demanda será estable a lo largo del tiempo.

Dependerá entonces de cada proceso, organización y contexto (y su la viabilidad) para aplicar la herramienta y lograr este objetivo tan ambicioso.

¿Cómo mejoramos la productividad con esta información?

Ciertamente en muchas industrias y organizaciones es difícil contar con un buen pronóstico de la demanda, y prácticamente imposible pensar que la misma se comporta de forma estable a lo largo del tiempo. En otras, la demanda del mercado es tan grande respecto a su capacidad productiva, por lo cual sería lo mismo que considerarse infinita. Como resultado, el modelo anterior lamentablemente no será aplicable en ninguna de estas situaciones.

¿Qué otras alternativas tenemos para aumentar la productividad?

Sin embargo, existe un enfoque alternativo para el problema de balanceo de línea. Este suele resultar igualmente útil en estas situaciones. Consiste en balancear la línea con el objetivo de aumentar la productividad, dejando de lado el factor de la demanda.

La diferencia respecto a la versión anterior es sutil, pero significativa. En este caso, solo nos preocuparemos por aumentar nuestra capacidad productiva y, dependiendo la situación, nos adaptaremos a la demanda produciendo de forma intermitente o tanto como sea posible.

De manera similar, los pasos a seguir son básicamente los mismos que en el caso anterior, pero buscando alcanzar un tiempo de ciclo del proceso tan parecido como sea posible al tiempo de ciclo de la actividad cuello de botella. De este modo, conseguiremos maximizar la utilización del resto de los equipos en función de las restricciones de capacidad que estemos enfrentando, sin generar inventarios innecesarios de producto intermedio.

productividad

¿Cómo reducir el tiempo de ciclo para mejorar la Productividad?

Es posible que, incluso luego de haber balanceado nuestra línea para adecuarse a la capacidad del cuello de botella, necesitemos mejorar aún más la productividad. En estos casos, deberemos entender cómo hacer para disminuir el tiempo de ciclo del cuello de botella, para lo cual podemos acudir a alguna de estas alternativas.

Dividir la actividad cuello de botella en sub-tareas

Si una actividad puede ser reorganizada como una serie de actividades independientes, entonces podemos asignar diferentes personas a realizar cada una de esas tareas, logrando de ese modo reducir el tiempo de ciclo del proceso.

Acelerar la actividad con mayor cantidad de recursos asignados

Es un caso similar al de la división de tareas. Con la diferencia que aquí nos basamos en el apoyo de múltiples personas para lograr finalizar más rápido una única tarea.

Por ejemplo si tenemos que pintar una pared. Podemos asignar 2 o más personas a pintar de forma simultánea y de esa forma acelerar el proceso.

Duplicar la actividad cuello de botella con estaciones en paralelo

Si resulta imposible o poco práctico realizar una subdivisión o la asignación de múltiples personas a la misma tarea, podemos crear múltiples estaciones en paralelo que se dediquen a lo mismo.

De este modo, el tiempo de ciclo de cada estación se mantendrá igual, pero el proceso contará con mayor capacidad.

Resumen y consideraciones

El balanceo de línea es una herramienta efectiva y poderosa para mejorar la capacidad y productividad de cualquier proceso. Esto aplica ya sea para adecuarse a la demanda del mercado o para mejorar la eficiencia de la producción en general.

Lo más importante de mencionar es que los conceptos presentados en este artículo son una aproximación básica al problema de balanceo, y que las condiciones, restricciones y análisis pueden ser más complejos, sobre todo si se profundiza en el detalle de las operaciones y en las particularidades de cada entorno productivo.

En nuestra próxima nota agregaremos un poco más de dificultad al modelo de análisis de procesos, incorporando el concepto de variabilidad: ¿qué pasa cuando los procesos y la demanda no son conocidos ni constantes?


Si querés saber más sobre Atlas visita la sección Nuestros Servicios. Seguinos en Redes sociales en linkedinfacebook instagram y compartí la nota.

 
Escrito por:
Juan Ignacio Contreras
Consultor en Operaciones y Procesos
Docente en Universidad Torcuato di Tella y en Universidad Nacional de La Plata

 

Suscribite a nuestro Blog: