Competitividad de las empresas en un contexto de crisis

El desafío más grandes que enfrentamos en situaciones de escaso o nulo crecimiento de nuestro negocio y des-aceleración de la economía es mejorar la competitividad.

A partir de la globalización de las cadenas de suministro y de los continuos avances de la tecnología, para competir hoy en día ya no es suficiente gestionar una o dos características distintivas.

Es por esta razón que debemos trabajar para brindar un producto (bien o servicio) de calidad irreprochable para cada uno de nuestros clientes, en los plazos previstos y al menor costo posible. Ciertamente la única forma de lograr un objetivo tan ambicioso es implementando un sistema integral de gestión.

En esta y en las próximas notas nos embarcaremos en cuestiones esenciales que debemos conocer para mejorar la competitividad. Esto será la base para poder implementar un sistema integral de gestión en nuestra compañía.


También te podrían interesar los siguientes artículos 📝


Los 4 factores que debemos tener en cuenta cuando hablamos de competitividad

  1. Las economías de escala ya no son suficientes para atraer y retener clientes.
  2. Los éxitos del pasado no nos aseguran los éxitos del futuro.
  3. La calidad es el eje primordial de cualquier producto o servicio.
  4. Es necesario eliminar todo aquello que no agrega valor a nuestro proceso.

En resumen, debemos incorporar la noción de que es necesario fomentar los cambios y la mejora continua en nuestra en compañía, aun cuando estemos logrando resultados exitosos. Esta idea apunta a romper con los paradigmas que basan el valor de un negocio en torno a su historia, cuando en realidad nos interesa conocer su potencial para generar beneficios en el futuro. Si te interesa el tema, dejo a continuación un video muy interesante de Joel Barker, en el que cuenta cómo algunos paradigmas y sesgos que nos condenan al fracaso a partir un caso real:

https://www.youtube.com/watch?time_continue=1&v=XlkRATWLj-Q&feature=emb_logo

“Es fundamental entender que es más peligroso quedarse como estamos que cambiar”

La cultura organizacional se comporta en un bajo un ciclo compuesto por un conjunto de hábitos que son definidos por un modelo de comportamiento basado en la percepción, para poder cambiar ésta última es necesario aprender a observar de otra manera aceptando que hay otras formas de ver las cosas.

En consecuencia, cambiar la percepción nos llevará a pensar de otra forma que nos conducirá a comportarnos de una manera diferente. Si logramos repetir estos buenos comportamientos se convertirán en hábitos que lograrán cambiar la cultura de la empresa.

Los actores del cambio

competitividad

“Nos acostumbramos a lo anormal y no lo vemos como tal”

Cómo integrar el modo de pensamiento y de comportamiento para conducir el cambio con éxito Una vez detectada la necesidad de romper con nuestros paradigmas (lo que requiere tiempo y mucho esfuerzo), debemos preparar el terreno para iniciar el plan de cambio hacia un modelo de gestión de producción basado en:

  1. Lograr producir con Cero Defecto.
  2. Trabajar al nominal, es decir: haciendo las tareas con el mejor know how adquirido.
  3. Producir lo justo y necesario.
  4. Que todos lleguemos a ser actores competentes e implicados.



Si quisiéramos plasmar lo anterior gráficamente, podríamos representarlo como si fuera una casa, donde para poder sostener firme un techo (alcanzar la excelencia) se necesitan:

  1. Tener buenos cimientos, es decir tener una buena actitud y comportamiento de todo el equipo y una buena base de management.
  2. Definir pilares fuertes y simétricos. Por ejemplo, producir ningún defecto y solo lo justo y necesario
  3. y sobre todo, mantener internamente una conducta de mejora continua.
competitividad

Las 10 actitudes y comportamientos para aplicar y mejorar la competitividad

Podemos identificar 10 tipos de comportamientos necesarios para tener una base sólida y firme en nuestro sistema de gestión.

  1. No perder el tiempo explicando por qué no se puede hacer sino pensar cómo resolverlo.
  2. Basarse siempre en hechos comprobables y medibles en el tiempo para tomar decisiones.
  3. Nuestra función es alcanzar resultados más que tener solo buenas ideas sin continuidad.
  4. Vale más implementar acciones que permitan lograr ya el 60% del objetivo que seguir buscando la perfección.
  5. Prohibir todas las soluciones contrarias al interés general.
  6. Las ideas de diez personas valen más que la inspiración de una sola.
  7. Hacerlo bien la primera vez y si sale mal corregir inmediatamente los errores.
  8. Ante un problema, preguntarse 5 veces “¿por qué?” hasta encontrar la causa Raiz.
  9. Las dificultades y las presiones deben tomarse como una oportunidad de mejora.
  10. Mejorar permanentemente porque el progreso no tiene límite.

Base de management para la competitividad

Podemos entender el management como el proceso en virtud del cual se manejan una variedad de recursos esenciales (y escasos) con el fin de alcanzar los objetivos de una organización. Existen diversos tipos de management que podemos aplicar a nuestro sistema productivo y los cuales desarrollaremos en futuras entradas. A continuación, algunos ejemplos:

Management Visual

Esta técnica consiste en utilizar señales, símbolos o códigos de color para hacer claramente comprensible la información. Ciertamente el objetivo de esta práctica es detectar rápidamente las situaciones anormales para rápidamente tomar decisiones que permitan solucionar los problemas.

El estándar de trabajo como eje de la competitividad

representa la mejor manera de hacer algo conocido hasta el momento y lo describe de manera precisa. El estándar de trabajo se trata de un documento confeccionado por las mismas personas que desarrollan dicha tarea y plasma el mejor saber-hacer de la misma hasta el momento. Este documento no solo tiene que ser respetado en su ejecución sino que además debe ser actualizado y mejorado constantemente.

competitividad

«Allí donde no hay estándar, no se puede mejorar»

Taichi Ohno

Aquí terminamos con esta entrada donde desarrollamos cómo implementar un sistema integrado de gestión. En esta misma línea la próxima semana abordaremos los temas más importes para su implementación: la creación de la calidad y el just in time.

¿Estás pensando de implementar tu propio sistema integrado de producción? Querés que desarrollemos un poco más algunas de las herramientas que nombramos en este post? ¡Déjanos tus comentarios! Para nosotros es muy importante entender cuáles son los temas que más te interesan, de esta manera podemos enfocarnos en publicar contenido que te agregue valor.


Si querés saber más sobre Atlas visita la sección Nuestros Servicios. Seguinos en Redes sociales en linkedinfacebook instagram y compartí la nota.

 

Escrito por:
Federico Cristofani
Consultor en Operaciones y Procesos


 

Suscribite a nuestro Blog: